Skip Navigation

24 November 2014

Zero to double bunk beds

November is National Adoption Month. USCIS determines the eligibility and suitability of prospective parents for intercountry adoptions, and the eligibility of the children to immigrate to the United States. Two years ago, Sam and Danae Lloyd of Wasilla, Alaska, adopted four brothers, ages 6 to 9, who were living together in foster care in Hungary. The childless couple lived with the boys in Budapest for almost two months while Hungarian social workers assessed their parenting skills. Today the family of six goes hiking and hunting and even takes karate lessons together. Sam, who overhauls aircraft propellers for a living, recently started building an indoor climbing wall for the children. Here he describes how he and his wife went from “zero to double bunk beds.”

From the time my wife and I got married in 2006, we discussed adoption and the desire to provide a loving and nurturing home for children who were without one. Over the years, we worked on finding the direction and goals for our life regarding where we wanted to live, what career paths we were going to pursue, and which church family we could permanently join. Our desire to adopt grew stronger and we began taking classes and doing the paperwork that would start the process. 
The closer we came to being able to adopt, the more we needed to decide which country to adopt from. There are hundreds of programs to choose from, and millions of kids who need homes. Our hearts were pulled the most strongly by the thought of siblings being separated from each other, or not being able to find a home at all. Finally, after deciding on an international adoption and choosing the country and agency we wanted to work with, we had set our sights on adopting a sibling group of three or more.

We chose Hungary. I remembered very little about the country from my grade school days, but over the year and a half it took for us to get our house ready, finish the home study, and complete what felt like reams of paperwork, we developed an appreciation for the country and culture. I would listen to Hungarian language CDs on my way to work, and my wife would research foods and traditions.
On more than a few late nights, we worked our way through the paperwork, hoping and praying that people we never met would do their part, in the form of signatures, approvals, seals, etc. We also worried about the number of expensive documents entrusted to the mail. My family and our support group at church were very encouraging throughout the process.

Lloyd Family

Finally, we found ourselves in a hotel in Kecskemét, Hungary. We finished up our continental breakfast and anticipated a short drive to meet four boys who had grown up on the other side of the world from us and knew a different language from us. We hoped they would learn to call us Apa and Anya (Dad and Mom).

It is amazing how well we were able to communicate. There were a few times when our attempts to use Hungarian led to very confused response. The boys started to learn English. It’s hard to know what to say when your 7-year-old is marching through the metro in Budapest yelling his ABCs at the top of his lungs. And we grew to love their country, with its colorful festivals, castles and gardens. Every weekday, we introduced them to the concept of home-schooling, followed by exploring the city. The boys were adopted Sept. 29, 2012, and almost two exciting and educational months later, we left Hungary for our home in Alaska.

In retrospect, our big house in Alaska was quite a change in their climate, culture and expectations. Erno, 11, Daniel, 10, Gabor, 9, and Krizstian, 8, have adapted incredibly well, and we are thankful for them every day – though some days are more trying than others. We have decided to home-school. It’s a lot of work – a bit more than we bargained for – but the fact that we have them at home in a controlled and healthy environment has helped them grow and mature incredibly. All four boys are kind and helpful, and learning that life is about being respectful and wise, rather than getting “more stuff” or getting out of chores. They build friendships with other kids and adults through our church, and are, of course, full of energy. I don’t think that adopting is for everyone, or that everyone should go from having a box turtle and a cat to having four boys all at once, but we have no regrets.
And, besides, the boys now take care of the turtle and the cat.

De ninguna cama a camas literas

Noviembre es el Mes Nacional de Adopciones. USCIS determina la elegibilidad e idoneidad de los posibles padres para realizar adopciones entre países, así como la elegibilidad de los hijos a inmigrar a Estados Unidos.  Hace dos años, Sam y Danae Lloyd de Wasilla, Alaska, adoptaron cuatro hermanos entre las edades de 6 a 9 años, quienes vivían juntos bajo cuidado temporal en Hungría.  La pareja, que no tenía hijos, vivió junto a los niños en Budapest por cerca de dos meses mientras los trabajadores sociales húngaros evaluaban sus habilidades para ser padres.  Hoy, la familia compuesta por seis miembros hace alpinismo, cazan y hasta toman lecciones de karate juntos.  Sam, quien trabaja reparando hélices de aviones, recientemente comenzó a construir en el interior del hogar un muro de escalada para los niños.  Aquí describe cómo él y su esposa llegaron de “ninguna cama a camas literas”.

Desde que nos casamos en 2006, mi esposa y yo considerábamos la opción de adoptar y el deseo de proporcionar un hogar lleno de amor y educación a niños que no tenían uno.  Al pasar los años, trabajamos labrando un futuro y persiguiendo nuestras metas relacionadas a dónde queríamos vivir, qué caminos profesionales seguiríamos y a qué comunidad eclesiástica perteneceríamos permanentemente.   Nuestro deseo de adoptar se hacía más fuerte y comenzamos a tomar clases y llenar los documentos que comenzarían nuestro proceso.

A medida que nos acercábamos más a ser capaces de adoptar, más necesitábamos tomar una decisión acerca de qué país adoptar al niño.  Había cientos de programas de dónde escoger, y millones de niños que necesitaban hogares.  Nuestros corazones no podían aceptar la idea de niños que eran separados unos de otros o que simplemente no pudieran encontrar un hogar.  Finalmente, luego de decidirnos a realizar una adopción entre países y escoger el país y la agencia con la que queríamos trabajar, comenzamos a hacernos de la idea de adoptar un grupo de hermanos de tres o más.

Escogimos Hungría.  Recordaba muy poco delo que había aprendido sobre ese país en mis años escolares, pero luego de más de un año y medio, el tiempo que nos tomó tener nuestra casa lista, completar el estudio del hogar y completar lo que parecían toneladas de trámites, desarrollamos gran aprecio por Hungría y su cultura.  De camino a mi trabajo escuchaba cursos en cedé para aprender húngaro y mi esposa investigaba sobre comidas y tradiciones.

En más de unas pocas noches trabajamos en los trámites, deseando y orando para que las personas que nunca habíamos conocido hicieran su parte en forma de firmas, aprobaciones y sellos, entre otros.  También nos preocupamos por la cantidad de documentos costosos que habíamos confiado al correo. Mi familia y nuestro grupo de apoyo en la iglesia fueron muy alentadores en todo el proceso.


Familia Lloyd

Por último, nos encontramos en un hotel en Kechskemét, Hungría.  Terminamos nuestro desayuno continental y emprendimos un corto viaje para conocer cuatro niños que habían crecido en el otro lado del mundo y que tenían un idioma diferente al nuestro.  Teníamos la esperanza de que aprendieran a llamarnos Apa y Anya (papá y mamá). 

Es increíble lo bien que hemos sido capaces de comunicarnos.   Hubo unas pocas ocasiones cuando nuestros intentos de utilizar húngaro nos condujeron a respuestas confusas. Los niños comenzaron a aprender inglés. Es difícil saber qué decir cuando tu niño de 7 años está marchando a través del metro en Budapest gritando con todas sus fuerzas el abecedario. Y aprendimos a amar su país, sus coloridos festivales, castillos y jardines.  Cada día de la semana los acercábamos al concepto de educación en casa, seguido de la exploración de la ciudad. Casi dos excitantes y educativos meses más tarde partimos de Hungría hacia nuestro hogar en Alaska.

En retrospectiva, nuestra amplia casa en Alaska fue un gran cambio en su clima, cultura y expectativas.  Los niños se han adaptado muy bien y cada día agradecemos tenerlos con nosotros, aunque algunos días son más difíciles que otros. Hemos decidido educarlos en casa.  Es mucho trabajo, un poco más que lo que habíamos contemplado, pero el hecho de que los tenemos en casa en un ambiente controlado y saludable les ha hecho crecer y madurar de una manera increíble.  Los cuatro niños son amables y serviciales y están aprendiendo que la vida es acerca de ser respetuoso y prudente, en lugar de obtener “más cosas” o salir de las tareas rutinarias.  Ellos hacen amistades con otros niños y adultos a través de nuestra iglesia y están, por supuesto, llenos de energías.  No creemos que la adopción sea para todo el mundo, o que todo el mundo deba ir de tener una tortuga en una caja y un gato a tener cuatro niños a la vez, pero no nos arrepentimos.

Por cierto, los niños ahora se encargan de la tortuga y el gato.

Labels:

18 November 2014

Healing Hearts: Special Needs Children Beat the Odds

November is National Adoption Month. USCIS determines the eligibility and suitability of prospective parents for intercountry adoptions, and the eligibility of the children to immigrate to the United States. Here, adoptive parent Mary Sammons describes her and her husband’s experiences with adopting a child with special needs. 

Ivy became our daughter on Feb. 14, 2011, just two and a half months shy of her second birthday. She was born with serious heart abnormalities. I was advocating for her to find a family. We had already adopted a little girl with a heart defect in 2009, and she was healthy and doing well. 

Ivy's heart needed to have been repaired at birth and here she was, almost 2 years old. People in China said the surgery was far too complicated and there was not much likelihood of her survival, so they marked her as terminal and left it at that. The more we prayed for Ivy, the more we knew she was our daughter. How long or short her life would be didn’t matter. What mattered was that she deserved a family.

Our focus over the next several months would be to do everything humanly possible to get her home quickly. We had not started a single page of our dossier before falling in love with her. From starting the paperwork to holding her for the first time would take us just five months.

Throughout the process, I remember always being overcome with fear that I would make a mistake on the paperwork and slow down the process. Sure enough, toward the end, USCIS returned my I-800 after I submitted it not realizing it was missing pages 8 and 9. I was devastated!

I contacted our immigration services officer, Gretchen, and she walked me through everything possible to speed up our case. Gretchen was such a vessel in helping us get our daughter home quickly. From answering my many daily questions, to expediting all of our paperwork, to walking me through my error, she truly cared. To this day, she checks in on our little one, and I have made sure she knows the special place she has in our daughter’s story.

On Feb. 13, 2011, I held our daughter in China for the very first time. From that moment, I knew there was something incredibly special about her: Ivy loves big! And for what she may lack in size, she certainly makes up for in personality. She is a little character.

Ivy has had five open-heart surgeries since coming home. She is now a happy little 4-year-old with a family who absolutely adores her! We cherish every single day we have with her.

The Sammons Family

Thank you, USCIS, and special thanks to our amazing officer, Gretchen, for your great efforts in helping us get our daughter home quickly!

Sanando Corazones: Niños con Necesidades Especiales Vencen las Adversidades

Noviembre es el Mes Nacional de Adopciones. USCIS determina la elegibilidad e idoneidad de los padres prospecto a llevar a cabo adopciones internacionales, así como la elegibilidad de los hijos a inmigrar a Estados Unidos. En este blog, la madre adoptiva, Mary Sammons, describe su experiencia y la de su esposo al adoptar una niña con necesidades especiales.

Ivy se convirtió en nuestra hija el 14 de febrero de 2011, justo dos meses y medio antes de cumplir su segundo cumpleaños. Nació con serias deficiencias cardíacas. Yo abogaba para que encontrara una familia. En 2009, habíamos adoptado una pequeña niña con problemas cardíacos que ahora está saludable y se desarrolla bien.

El corazón de Ivy debió haber sido reparado al momento que ella nació y ahí estaba, con casi dos años. Las personas en China dijeron que la cirugía era demasiado complicada y que no había posibilidades que ella sobreviviera, por lo que calificaron su caso como terminal y así la dejaron. Mientras más rezábamos por Ivy, más sabíamos que sería nuestra hija. No nos importaba cuánto más tendría de vida. Lo único que nos importaba era que ella merecía tener una familia.

Por los próximos meses nos enfocamos en hacer todo lo humanamente posible para traerla a casa. Solamente habíamos comenzado a completar una sola página de nuestro caso y ya estábamos enamorados de ella. Desde que comenzamos el trámite hasta tenerla en nuestros brazos por primera vez, sólo tomó cinco meses.

Durante todo el proceso recuerdo que siempre me abrumaba el miedo de cometer un error en la documentación y retrasar el proceso. Efectivamente, casi al final, USCIS me devolvió mi Formulario I-800 ya que lo presenté sin darme cuenta de que había omitido enviar las páginas 8 y 9. ¡Estaba devastada!

Contacté a nuestro oficial de inmigración, Gretchen, y ella me guio en el proceso de modo que se pudiera acelerar nuestro caso. Ella se preocupó por todo, desde contestar mis preguntas diarias, tramitar prioritariamente toda nuestra documentación, hasta ayudarme a corregir mi error. Hasta hoy, ella está pendiente de nuestra pequeña y le he hecho saber el lugar tan especial que tiene en la historia de nuestra hija.

El 3 de febrero de 2011 en China, sostuve a mi hija por primera vez. Desde ese momento, supe que había algo increíblemente especial en ella: ¡Ivy ama fuertemente! Lo que adolece en estatura, lo tiene en personalidad. ¡Es todo un pequeño personaje!

Desde que llegó a casa Ivy ha tenido cinco operaciones de corazón abierto. ¡Ahora es una niña de 4 años con una familia que absolutamente la adora! Apreciamos cada día que tenemos con ella.


 

Gracias USCIS, y nuestras más expresivas gracias a nuestra increíble oficial, Gretchen, por todos los grandes esfuerzos que hizo por ayudarnos a tener en casa a nuestra hija lo más rápido posible.

Labels:

17 November 2014

Naturalization Ceremony at Marine Museum Celebrates Military Service, Citizenship

Pride and patriotism filled the Leatherneck Gallery at the National Museum of the Marine Corps in Triangle, Virginia, during a special naturalization ceremony held Nov. 10, on the eve of Veterans Day.

Twenty-six new U.S. citizens from 20 countries took the Oath of Allegiance. Six of them were taking an oath for the second time: the first was when they pledged to support and defend the U.S. Constitution as members of the armed forces.

As Marines, four of those six will now have two reasons to celebrate Nov. 10 – the day they became Americans and the day the Marine Corps was founded in 1775. This year is its 239th birthday.

An Army National Guardsman and a U.S. Navy veteran also became citizens during the ceremony. This week, in USCIS’ annual recognition of Veterans Day, the agency will welcome about 3,000 new citizens during 40 naturalization ceremonies across the nation.

At the National Museum of the Marine Corps, USCIS Director León Rodríguez said he was proud to stand among so many current and former service members, including 40 veterans who now work at USCIS headquarters. Roughly one-sixth of USCIS employees have served in the military.

USCIS Director León Rodríquez administers Oath at the National Museum of the Marine Corps
 
Rodríguez said the new citizens represented many journeys, “but we are all united in a belief in America and a commitment to service so beautifully exemplified by the current and retired service members here today. How fitting to be celebrating the making of new Americans in this museum.”

Marine Cpl. Jose Arroyo Roque was born in Costa Rica and grew up as a citizen of Nicaragua. He joined the Marines when he was 22. “I wanted to be part of something greater than myself,” he says. “It was a calling and I wanted to be able to protect the rights of Americans and ensure others can enjoy what I have enjoyed.” Becoming a citizen, he says, will allow him to further his career in the Marine Corps and vote in elections.

Four military spouses also became citizens. Lucia Cafa, originally from Italy, is a Navy wife who has lived in the United States as a permanent resident for 11 years. “I am very grateful to be a part of this great nation and to have many opportunities,” she says. “I look forward to participating more fully by having the rights of full citizenship in this great country.”

Labels:

Ceremonia de Naturalización en el Museo del Cuerpo de Infantería de Marina en Celebración del Servicio Militar y la Ciudadanía

El orgullo y patriotismo llenaron la Galería Leatherneck del Museo Nacional del Cuerpo de Infantería de la Marina de Estados Unidos en Triangle, Virginia, durante una ceremonia especial de naturalización que se llevó a cabo el 10 de noviembre, víspera del Día del Veterano.

Veintiséis nuevos ciudadanos procedentes de 20 países prestaron el Juramento de Lealtad. Seis de ellos tomaban el juramento por segunda vez. La primera vez fue cuando juraron apoyar y defender la Constitución de los Estados Unidos como miembros de las Fuerzas Armadas.

Como Marines, cuatro de los seis nuevos ciudadanos ahora tienen doble razón para celebrar el 10 de noviembre – el día que se convirtieron en ciudadanos estadounidenses y el día en que fue fundado el Cuerpo de Infantería de Marina en 1775.  Este año se conmemora su 239no. aniversario. Un soldado de la Guardia Nacional y un veterano de la Marina de Guerra de Estados Unidos también se convirtieron en ciudadanos estadounidenses durante la ceremonia. 

Durante la conmemoración anual de USCIS del Día del Veterano, la agencia dio la bienvenida a cerca de 3 mil nuevos ciudadanos durante 40 ceremonias de naturalización a través de toda la nación.

En el Museo del Cuerpo de Infantería de la Marina, León Rodríguez, director de USCIS, expresó que se sentía orgulloso de estar junto a muchos de los miembros actuales y pasados de las fuerzas armadas, incluyendo 40 veteranos que ahora trabajan en las oficinas centrales de USCIS. Cerca de una sexta parte de los empleados de USCIS han brindado servicio en la milicia. 

León Rodríguez, Director de USCIS administra el Juramento de Lealtad en el Museo Nacional del Cuerpo de Infantería de Marina.
 
Rodríguez dijo que los nuevos ciudadanos representaban muchas trayectorias, “pero todos estamos unidos en que creemos en América y en el compromiso al servicio tan hermosamente representado aquí hoy por los miembros activos y retirados de las fuerzas armadas.  ¡Qué apropiado celebrar la juramentación de nuevos ciudadanos estadounidenses en este museo!”

El Cabo de la Infantería de Marina José Arroyo Roque nació en Costa Rica y creció como ciudadano nicaragüense.  Se unió al Cuerpo de Infantería de la Marina cuando tenía 22 años.  “Quería formar parte de algo más grande que yo mismo”, dijo. “Era un llamado; quería ser capaz de proteger los derechos de los estadounidenses y asegurar que otros pudieran disfrutar aquello que yo había disfrutado”.  Según él,  convertirse en ciudadano le permitiría proseguir una carrera en el Cuerpo de Infantería de Marina y votar en las elecciones.

Cuatro cónyuges de militares también se convirtieron en ciudadanos estadounidenses. Lucía Cafa, procedente de Italia, es una esposa de un miembro de la Marina que ha vivido como residente permanente en los Estados Unidos por 11 años.  “Estoy bien agradecida de formar parte de esta gran nación y tener muchas oportunidades”, dijo Lucía.  “Al tener ahora todos los derechos de la ciudadanía anhelo participar más plenamente en este gran país”.

Labels:

13 November 2014

E-Verify posts Employees: Know Your Rights Quiz

Workers and job applicants can now take the online Employees: Know Your Rights Quiz. The interactive quiz currently has a total of 15 questions (five questions each on Form I-9, E-Verify and Self Check). More questions will be added in the future. The quiz offers a fun and easy way for workers and job applicants to test their knowledge about their rights during the employment eligibility verification process.

The untimed format allows quiz takers to work at their own pace. After answering each question, they will see a pop up of the correct answer and a brief explanation, including links to more information.

You can also access the quiz through the I-9 Central and E-Verify websites, and find many other resources in the Employee Rights Toolkit

Workers and job applicants can also choose to create a free account in myE-Verify, where they can lock their Social Security number. This prevents anyone else from fraudulently using it in E-Verify and Self Check. Workers and job applicants can also use Self Check to verify their employment eligibility against the same records that E-Verify uses.

E-Verify is a fast, free Internet-based system that confirms employment eligibility by comparing information from an employee’s Form I-9, Employment Eligibility Verification, with data from the Department of Homeland Security and Social Security Administration records.

Labels:

E-Verify publica en inglés prueba corta “Empleados: Conozcan sus Derechos”

Trabajadores y personas en busca de empleo ahora pueden tomar en línea la prueba corta en inglés Employees: Know Your Rights Quiz (Prueba corta Empleados: Conozcan sus Derechos). Esta prueba corta interactiva consta de un total de 15 preguntas (5 preguntas por cada una de las siguientes áreas: Formulario I-9, E-Verify y Self Check). Se añadirán más preguntas en el futuro.  La prueba corta ofrece una forma fácil y divertida para que trabajadores y las personas que buscan empleo comprueben sus conocimientos sobre sus derechos durante el proceso de verificación de elegibilidad de empleo.

Esta prueba corta, que no tiene límite de tiempo, permite a las personas tomar el examen a su propio ritmo. Luego de contestar cada pregunta, aparecerá una ventana emergente que contiene la contestación correcta y una explicación breve, incluyendo enlaces para más información.

Los usuarios también pueden acceder a la prueba corta a través de los sitios web de Central I-9 e E-Verify, y encontrar muchos otros recursos en el Kit de Derechos del Empleado.

Los trabajadores y las personas que buscan empleo en ciertas localidades también pueden optar por crear una cuenta gratuita en myE-Verify, por medio de la cual pueden bloquear su número de Seguro Social. Esto previene que otras personas utilicen dicho número de forma fraudulenta en E-Verify y Self Check.  Los trabajadores y personas que buscan empleo en toda la nación también pueden utilizar Self Check para verificar su elegibilidad de empleo consultando los mismos registros que utiliza E-Verify.

E-Verify es un sistema basado en el web fácil de usar, que confirma la elegibilidad de empleo de los trabajadores y trabajadores potenciales, al comparar la información del Formulario de Verificación de Elegibilidad de Empleo de un empleado con los datos de los registros del Departamento de Seguridad Nacional y de la Administración del Seguro Social.

Labels: