Skip Navigation

16 December 2013

Proud World War II Veteran Naturalizes at Age 96


After having lived in the United States for over 90 years, Felix Garcia officially became a U.S. citizen at age 96 this past month. Born in Mazatlan, Mexico in 1917, Mr. Garcia's parents brought him to the United States when he was just 3 years old.

He always felt himself to be an American, and served as a decorated gunner on a B-24 Liberator during World War II. He served on bombing missions over Italy, France and the Balkans in some of the most dangerous and terrifying combat roles imaginable. As a gunner, he was locked into a round glass turret protruding from the bottom of a large, lumbering aircraft flying in formation thousands of feet over enemy territory.


World War II: Felix Garcia (circled) at Gunnery School

"We had to fight German airplanes because they were attacking us." "We also got hit by flak…I had so many friends that I lost." "Our plane had guns on the top, bottom, front and side…you are so scared at that moment for yourself and your fellow guys who are up there."  On one mission, a fellow gunner in one of the glass turrets was struck and killed instantly by enemy fire.  Still in midair, young Garcia had to replace his fallen comrade, despite the blood and fear all around. On another mission, his plane was damaged so badly that it was forced to crash-land. After the war, Mr. Garcia found it difficult to ever board another aircraft. 


Felix Garcia in Uniform

When asked how it felt to be an American citizen, Garcia replies: "To me, I always felt like an American, and I belong here and I was ready to do anything for the United States. If I had to do it again - at my age 96 - I would do it again - right away."

After the war, Mr. Garcia came home and worked as a truck driver and in a foundry. His daughter Irene recounts how he once broke his ribs in a work accident. Unable to pay for medical care, he just taped up his ribs, endured the pain, and kept going to work to support his wife and children. 

As a retired senior over 90 years of age, and with a lifetime of work and service behind him, his family realized that he had never received his citizenship documents during the war. They were able to piece together his wartime service records and get his citizenship application processed with help from USCIS officers and other government officials, despite important records having been lost to fire. During his naturalization ceremony, he received special recognition as a veteran, and finally became a citizen of the country that he so loves.


Felix Garcia, with a Copy of the “Naturalization Oath” and Flag in Hand, a Proud U.S. Citizen

When he talks of his family, Mr. Garcia beams with pride: "My grandchildren are beautiful, and my great-grandchildren all of them!"

His wife, Josephine, who passed away last year and did not live to see him become a citizen, is remembered by him with great adoration, "she was beautiful, intelligent and always supported me."


Felix Garcia with His Wife Josephine and Black Chevy after the War

He calls the American flag his own. Near his home, there is an American flag and a California state flag flying beneath it on a flag-pole. "I call them mine. I go every morning, I sit under those flags, fold my hands, and I talk to my wife. I tell her hello, I still love her, and she is a beautiful woman."

Labels: ,

Orgulloso Veterano de la Segunda Guerra Mundial es Naturalizado a sus 96 Años de Edad


Luego de haber vivido en los Estados Unidos durante más de 90 años, Félix García se convirtió oficialmente en ciudadano estadounidense el pasado mes, a la edad de 96 años.   Nacido en Mazatlán, México en 1917, sus padres lo trajeron a Estados Unidos cuando tenía tan solo 3 años.

Siempre se sintió estadounidense y durante la Segunda Guerra Mundial sirvió en un B-24 Liberator como artillero condecorado. Sirvió también en misiones de bombardeo sobre Italia, Francia y los Balcanes en algunas de las funciones de combate más peligrosas y aterrorizantes que podríamos imaginar.  Como artillero, estaba encerrado en una torreta de cristal que sobresalía del fondo de un gran avión pesado que volaba en formación a miles de metros sobre el territorio enemigo.



Félix García (en el círculo) en la Escuela de Artilleros – Segunda Guerra Mundial

"Tuvimos que pelear con aviones alemanes porque nos estaban atacando". "También fuimos alcanzados por artillería antiaérea…perdí tantos amigos". "Nuestro avión tenía ametralladoras en la parte superior, inferior, frontal y lateral…en ese momento estás bien asustado por ti y tus amigos que están allí arriba." En una de las misiones, un compañero artillero en una de las torretas de cristal fue alcanzado y muerto instantáneamente por el fuego enemigo.  Aún en medio del aire, el joven García tuvo que reemplazar a su camarada caído, a pesar de la sangre y el miedo a su alrededor.  En otra misión, su avión sufrió tantos daños que tuvo que hacer un aterrizaje forzoso.   Luego de la guerra, a García se le hacía difícil volver a abordar otra aeronave.


Félix García en su uniforme militar.

Cuando se le pregunta cómo se siente de ser un ciudadano estadounidense, García contesta: "Para mí, siempre me sentí como un estadounidense, y pertenezco aquí y siempre estuve listo para hacer cualquier cosa por los Estados Unidos.  Si tuviera que hacerlo nuevamente - a mis 96 años - lo haría, inmediatamente".

Luego de la guerra, García regresó a casa y trabajó como conductor de camiones y en una fundición. Su hija Irene recuerda que una vez se rompió algunas costillas en un accidente.  Sin poder costear los gastos médicos, él solo se vendó el área de las costillas, soportó el dolor, y siguió asistiendo al trabajo para poder mantener a su esposa y sus hijos.

Como jubilado de más de 90 años de edad, y luego de toda una vida de trabajo y servicio, su familia se dio cuenta de que nunca había recibido su ciudadanía durante la guerra.  Ellos pudieron reconstruir sus registros de servicio militar durante la guerra y tramitar su solicitud de ciudadanía con la ayuda de los oficiales de USCIS y otros oficiales gubernamentales, a pesar de que algunos registros se habían perdido debido a un fuego.  Durante su ceremonia de naturalización, recibió un reconocimiento especial como veterano, y finalmente, se convirtió en ciudadano del país que tanto ama.


Félix García, orgulloso ciudadano estadounidense, con la copia del Juramento de Naturalización y la bandera de los Estados Unidos en mano.

Cuando habla de su familia, el señor García sonríe orgullosamente:  "Mis nietos son preciosos, y mis biznietos también".

Félix recuerda con adoración a su esposa, Josephine, quien murió el año pasado y no tuvo la oportunidad de verlo convertirse en ciudadano estadounidense.  "Ella era bella, inteligente y siempre me apoyó".


Después de la Guerra, Félix García junto a su esposa, Josephine, y su Chevy negro.

Él llama a la bandera estadounidense su propia bandera.  Cerca de su hogar, hay una bandera estadounidense y bajo ella, en la misma asta, la bandera del estado de California.  "Yo las llamo mis banderas. Voy allí todas las mañanas, me siento bajo esas banderas, junto mis manos y le hablo a mi esposa.  Le digo hola, que aún la amo y que ella es una bella mujer". 

Labels: , ,

13 December 2013

Logros de los programas de Asuntos de Refugiados de Estados Unidos durante el Año Fiscal 2013


Durante el pasado año, el Programa de Admisiones de Refugiados de Estados Unidos (USRAP, por sus siglas en inglés) tuvo su mejor desempeño desde que fue establecido por la Ley de Refugiados de 1980.   Luego de viajar a través de todo el mundo y adjudicar cerca de 72,00 solicitudes de refugiados, USRAP admitió a 69,930 refugiados, lo que significa el 99% de las 70,000 asignadas para el año FY2013.

USRAP es un esfuerzo interagencial que depende del fuerte trabajo en conjunto y la cooperación de agencias gubernamentales y no gubernamentales para alcanzar el éxito.

El Directorado de Refugiados, Asilo y Operaciones Internacionales (RAIO, por sus siglas en inglés) está estrechamente comprometido con el programa, trabajando de cerca con otros componentes del Departamento de Seguridad Nacional, el Negociado de Población, Refugiados y Emigración del Departamento de Estado, y las agencias de orden público e inteligencia, para asegurar la integridad del programa de reasentamiento.  Además, RAIO valora su colaboración con el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados y las organizaciones no gubernamentales internacionales y nacionales.

La mayoría de las entrevistas realizadas durante el Año Fiscal 2013 fueron hechas por RAIO -  incluyendo al Cuerpo de Refugiados, el equipo Operaciones Internacionales en el extranjero, voluntarios de la División de Asilo y empleados debidamente adiestrados de USCIS que están en asignaciones de destaque. 

Para los refugiados, reasentarse en los Estados Unidos les brinda seguridad, libertad y oportunidades.  Los iraquíes ahora representan el mayor número de admisiones de refugiados, contando con 19,491 refugiados que ingresaron durante el Año Fiscal 2013, incluyendo más de 7,000 personas afiliadas con los Estados Unidos procedentes de Bagdad.  Continuó el reasentamiento a gran escala de refugiados birmanos procedentes de Tailandia y Malasia, y de refugiados butaneses procedentes de Nepal, junto con la llegada de miles de somalíes y cubanos.  El número de refugiados africanos aumentó sustancialmente a 16,000 personas procedentes de más de 20 naciones. 

Para el Año Fiscal 2014, el presidente Obama colocó nuevamente la cantidad máxima reglamentaria para admisiones de refugiados en 70,000.  A pesar de los crecientes desafíos en las operaciones globales,  RAIO espera otro año de éxitos en ayudar a refugiados que necesitan protección internacional.

Labels:

U.S. Refugee Affairs - Our Work Over the Past Year

This past year, the U.S. Refugee Admissions Program (USRAP) had its best performance since the program was established by the Refugee Act of 1980. After traveling across the world and adjudicating about 72,000 refugee claims, USRAP admitted 69,930 refugees, which was 99.9% of the allotted 70,000 for FY 2013.

USRAP is an interagency effort that relies on strong U.S. government and nongovernment partnerships and cooperation to achieve success.

USCIS’ Refugee, Asylum, and International Operations (RAIO) Directorate is deeply involved in the program, working closely with other Department of Homeland Security components, the State Department’s Bureau of Population, Refugees and Migration, and the law enforcement and intelligence communities to ensure the integrity of the resettlement program. In addition, RAIO values its collaboration with the United Nations High Commissioner for Refugees and international and domestic nongovernmental organizations.

Most of the FY 2013 interviews were conducted by RAIO – including the Refugee Corps, International Operations’ overseas staff, volunteers from the Asylum Division and well-trained USCIS employees on detail assignments.

For refugees, resettlement to the United States brings safety, freedom and opportunity. Iraqis now represent the largest number of refugee admissions, with 19,491 refugees arriving in FY 2013, including over 7,000 U.S.-affiliated individuals from Baghdad. Large-scale resettlement of Burmese refugees from Thailand and Malaysia, and Bhutanese refugees from Nepal continued, along with the arrival of thousands of Somalis and Cubans. African refugees increased substantially to 16,000 people from more than 20 nations.

The President set the refugee admissions ceiling at 70,000 again for FY 2014. Despite the growing challenges in global operations, RAIO looks forward to another successful year of reaching refugees in need of international protection.

Please visit our Web pages to learn more about the U.S. Refugee Admissions Program or our Refugee, Asylum, and International Operations work.

Labels: