Skip Navigation

25 February 2014

Juramento que trasciende tiempo y fronteras

Dicen que el amor todo lo puede. Don Jorge García y a doña Rafael Maradiaga de García son un ejemplo de todo lo que puede lograr una pareja cuando el amor rige sus vidas. Jorge, de 93 años de edad y Rafaela, de 92, han sabido enfrentar juntos la vida con valentía y perseverancia, lo que les ha llevado a vencer grandes obstáculos. Hoy, disfrutan de lo que según Rafaela es una nueva bendición: su ciudadanía estadounidense.

Natural de Puerto Cortés en Honduras, Rafaela Maradiaga emigró a Guatemala siendo aún niña. Fue en la capital guatemalteca que conoció a quien es hoy su esposo. “Fue un amor a primera vista. Desde ese 2 de febrero de 1946 no nos hemos separado”, comenta haciendo referencia al momento en que conoció a Jorge, quien es natural de Retalhuleu, Guatemala. “Bailamos y bailamos; bailando me dijo que sería su novia para toda la vida” añade.

Jorge y Rafaela tomando el Juramento de Lealtad
 
Jorge y Rafaela tomando el Juramento de Lealtad

Desde jóvenes fueron muy responsables y trabajadores. Rafaela trabajaba en una fábrica para pagar la renta de la casa donde vivía con su madre de crianza; Jorge trabajaba en una tabacalera.

El deseo de estar siempre juntos les llevó hasta la iglesia de San Felipe de Jesús de La Antigua Guatemala, al pie del Volcán de Agua, donde Jorge se le declaró y juraron “amarse para toda la vida”.

Su relación no era bien vista por la madre de crianza de Rafaela, quien se había encargado de ella desde que quedó huérfana a los dieciséis años. “Si nos veía juntos, nos tiraba piedras y con sus termos, sobre todo a Jorge”, comenta Rafaela. Pero eso hizo fortalecer su amor.

“Nunca dejamos de disfrutar nuestra vida”, comenta Jorge. “Hubo momentos buenos y momentos difíciles, pero siempre fuimos agradecidos a la vida, y siempre sacamos una vez al año para disfrutar frente a la playa”.

Rafaela y Jorge tuvieron trece hijos pero sólo seis sobrevivieron. El último parto fue de gemelos, cuando Rafaela tenía 47 años.

Mantenerse unidos ha sido siempre el norte para esta pareja. La única vez que se han separado fue cuando Rafaela viajó por primera vez a Estados Unidos en el año 1989 para cuidar de su primer nieto, el primogénito de su hijo mayor Jorge Rafael y de Judith García, quienes habían emigrado hacía unos años. “Fueron tres meses de ausencia, tres meses de pena” recuerda don Jorge.

Él y Rafaela tuvieron la oportunidad de emigrar a Estados Unidos en 1989. “Jorge se perdió el día que llegó al aeropuerto y tuvimos que salir a buscarlo. No sé cómo se las arregló para conseguir un teléfono y llamar a la casa”, cuenta Rafaela destacando la perseverancia de su marido.

Adaptarse a una nueva vida en este país ha sido un reto. “Nunca pensé que podría hablar otro idioma, sobre todo a esta edad, y poco a poco he aprendido y he podido comunicarme adecuadamente”, señala don Jorge con gran satisfacción, destacando que emigró siendo ya mayor.

No obstante, ambos coinciden que su mayor satisfacción ha sido poder convertirse en ciudadanos estadounidenses, lo que lograron el pasado 12 de febrero de 2014 en una ceremonia de naturalización en Los Ángeles. “Estoy muy agradecido de este bendito país que nos ha recibido” comentó. Rafaela añade: “Es una alegría que va a perdurar para siempre. Es una bendición. Recibir esa bandera pequeñita es muy significativo. Es pequeña en tamaño, pero es inmenso el mérito que lleva. Lloré al recibirla”.

Don Jorge García muestra orgulloso su Certificado de Naturalización. A su lado doña Rafaela Maradiaga de García. Le acompañan sus familiares.
 
Don Jorge García muestra orgulloso su Certificado de Naturalización. A su lado doña Rafaela Maradiaga de García. Le acompañan sus familiares.

Jorge y Rafaela dicen que tomar este gran paso les ayudará a disfrutar de su vida a plenitud. “En esta etapa de nuestra vida seguimos juntos”, dice Jorge, “pero estamos más contentos porque logramos lo que más queríamos que era hacernos ciudadanos”.  

Labels:

1 Comments:

At February 27, 2014 at 6:20:00 AM EST , Anonymous benjohnson said...

Encantador de los pares que ellos vivan mucho tiempo y disfrutar de sus mejores momentos con el intercambio de amor.

 

Post a Comment

Subscribe to Post Comments [Atom]

<< Home