Skip Navigation

09 September 2014

El destino de un estudiante guía sus pasos desde África a Hollywood – hasta la ciudadanía estadounidense

Mientras era un estudiante en América, Amadou Ly tenía grandes sueños, como ir a la Universidad y trabajar con computadoras. Pero nada de esto, dice, comparaba con su sueño más grande: convertirse en un ciudadano estadounidense

Ly y su madre llegaron a Nueva York desde Senegal el 10 de septiembre de 2001. El chico, de 13 años, (cuyo nombre se pronuncia Lee) era tímido y no hablaba inglés.
Un año después, su madre regresó a Senegal.  Ly voló de Nueva York a Indiana a casa de unos amigos de la familia.  En 2004 regresó a Nueva York a su primer año de escuela superior y comenzó a luchar por establecer sus propias raíces.

“¿Quién valida tus pensamientos? Tus padres. Ellos te ofrecen una red de protección, bienestar y base. Si no estás seguro de algo, tú le preguntas a tus padres,” dijo.  “Yo estaba desconectado, buscando respuestas en libros o en la Internet”.
Los amigos del club de tecnología que frecuentaba después de clases se convirtieron en su familia y pronto comenzó a sobresalir en el campo de la robótica.

En el 2006, durante su último año de escuela superior, su equipo ganó una competencia ensamblando robots. Pero Ly no pudo viajar a Atlanta con sus compañeros de equipo. No tenía una identificación oficial del gobierno.
Más importante aún, era el problema que la publicidad del premio le obligó a revelar: no tenía estatus legal en Estados Unidos.

El personal de supervisión del equipo de tecnología se las ingenió para mandar a Ly por tren y contactó a la prensa para ayudarlo a resolver su estatus de inmigración. Oficiales del gobierno hicieron un llamado al Departamento de Seguridad Nacional para que permitiera al joven quedarse en EE.UU. El periódico “The New York Times” publicó su historia.
En lugar de tener que enfrentar un proceso de deportación, Ly recibió una visa de estudiante que le permitió ir a la Universidad.

Tomó un curso de actuación para mejorar sus destrezas para hablar en público y terminó descubriendo un nuevo talento en sí mismo. Comenzó entonces a actuar en películas independientes. Después de su graduación, Ly, quien se convirtió en residente permanente legal en 2009, se mudó a California para desarrollar una carrera en Hollywood.
Hizo el papel de Henri en “Twilight Breaking Dawn: Part 2.” En el estreno de la película vistió un atuendo tradicional africano para recordarle a los niños sentirse orgullosos de quienes eran y de dónde venían.

También quiso “decirle a las personas en procesos de inmigración ‘Sí, tú eres especial’. Pueden enfrentar burlas o abuso por las ropas que visten o su acento, pero todas esas cosas les hacen especiales. Lo peor es permitir que eso detenga sus sueños. Eso es todo lo que tenemos en la vida”.
De hecho, Ly nunca perdió de vista su sueño Americano. Su camino hacia la ciudadanía le tomó 13 años, literalmente otra vida para el niño de 13 años que llegó a Nueva York la víspera del 9/11.

El 27 de agosto de 2014, recitó el Juramento de Lealtad durante una ceremonia de naturalización celebrada en Los Ángeles. La Oficina Local de Los Ángeles del Servicio de Ciudadanía e Inmigración trabajó su caso.
Amadou Ly recita el Juramento de Lealtad durante una ceremonia de naturalización en Los Ángeles celebrada el pasado 27 de Agosto.
El nuevo ciudadano estadounidense permanece actuando y dice que tiene un nuevo interés que desea explorar: un estilo de música, “Afrobeat”, integrando los sonidos de su nativo Senegal con pop, hip-hop y raggae.

"Quiero alcanzar mi máximo potencial como ser humano haciendo películas, música y trabajando en el área de la tecnología”, dice Ly. “Cada mañana le pido a Dios que me guíe hacia una vida de plenitud de potencial. Estoy aquí para dejar mi huella, devolver lo que se me ha dado y nutrir el arte. El mundo lo necesita”.

Labels:

3 Comments:

At September 13, 2014 at 10:52:00 AM EDT , Anonymous Yugo Sayos said...

Una historia conmovedora...

 
At November 23, 2014 at 11:54:00 PM EST , Anonymous foto yzf r15 said...

Cada mañana le pido a Dios que me guíe hacia una vida de plenitud de potencial

 
At November 27, 2014 at 3:53:00 AM EST , Anonymous cursos desempleados barcelona said...

El trabajo y la seguridad en uno mismo son piezas claves para conseguir nuestros objetivos y creo que lo más importante a parte de esto es el cariño de las personas que nos rodean

 

Post a Comment

Subscribe to Post Comments [Atom]

<< Home