Skip Navigation

02 September 2014

La libertad de soñar: por León Rodríguez, director de USCIS

¡Saludos, lectores de Compás!

El 28 de agosto tuve el privilegio de tomarles el juramento a 30 nuevos ciudadanos estadounidenses durante una ceremonia especial de naturalización llevada a cabo en el Monumento Martin Luther King Jr. en Washington, D.C.  Hace exactamente 51 años, el 28 de agosto de 1963, en el contiguo Monumento Lincoln, el doctor King  promulgó su discurso “Yo tengo un sueño” ante cerca de 250 mil personas, en lo que se considera una de las más grandes marchas por los derechos civiles en la historia de los Estados Unidos.  La “Marcha a través de Washington” dio paso a la aprobación de la Ley de Derechos Civiles de 1964, que prohibió la discriminación por motivos de raza, color, religión, sexo u origen nacional.

León Rodríguez, director de USCIS, dio la bienvenida a 30 nuevos ciudadanos durante una ceremonia de naturalización llevada a cabo el 28 de agosto en el Monumento Martin Luther King, Jr. Junto al director Rodríguez se encontraban la jefa de personal de USCIS, Juliet K. Choi; la directora de la oficina de distrito de USCIS en Washington, Sarah Taylor, y el director del Servicio de Parques Nacionales (NPS, por sus siglas en inglés), Jon Jarvis.
 
El líder de los derechos de los afroamericanos – quien sería asesinado cinco años más tarde – habló de los derechos que los fundadores de nuestra nación establecieron en la Constitución y en la Declaración de la Independencia.   El doctor King habló de su sueño de una nación donde las personas de todas las razas, nacionalidades y creencias pudieran vivir juntas en paz, con igualdad de derechos.  Pero más importante aún, expresó su creencia en que esta nación, a pesar de su historia de esclavitud, podría alcanzar ese sueño, al que calificó como “profundamente arraigado en el sueño americano”.

Medio siglo más tarde, parado en el monumento al Dr. King, tuve el honor de administrar el Juramento de Lealtad a nuevos ciudadanos provenientes de 28 países. Cuando más temprano en la ceremonia se le preguntó a uno de esos nuevos ciudadanos qué significaba para él convertirse en un ciudadano de los EE.UU., respondió: "Un día, gracias a este día, yo podré ver a mi hijo asumir el más alto cargo en la tierra, o alcanzar la grandeza en el modo que él mejor entienda, porque eso es lo que hace este país para las personas: les da la libertad de soñar".

Como hijo de inmigrantes que escaparon de la opresión en Cuba y se convirtieron en ciudadanos estadounidenses, sé que mis padres, propietarios de un pequeño negocio, aún siguen persiguiendo ese sueño americano cinco décadas después.  Ellos encontraron libertad al llegar a un país que garantiza el derecho a la vida, a la libertad y a la búsqueda de la felicidad.   Esta libertad es lo que aún lleva a tantos nuevos ciudadanos, y a quienes aspiran convertirse en ciudadanos estadounidenses, a creer que este es el país que les ayudará a alcanzar sus sueños.

León Rodríguez
Director de USCIS 

Labels:

1 Comments:

At December 5, 2014 at 5:10:00 AM EST , Anonymous Cartera Negocios said...

Yo he apostado por el sueño Europeo, ya que por cuestiones de nacionalidad quedaba mas a mano, y aqui estamos con nuestrp pequeño y creciente emprendimiento, intentándolo como cada dia, muchas gracias

 

Post a Comment

Subscribe to Post Comments [Atom]

<< Home